Las acusadas del asesinato del hermano de Kim Jong-un fueron llevadas a la escena del crimen y desataron el caos en el lugar

Compartir

El juicio por el asesinato de Kim Jong-nam, hermano del líder norcoreano, Kim Jong-un, se desplazó este martes al aeropuerto de Kuala Lumpur -escena del crimen- a donde trasladaron a las dos acusadas, que afrontan una posible condena a muerte.

En una vista atípica, ante el escrutinio de medios de comunicación y las miradas curiosas de los pasajeros, las supuestas asesinas recorrieron, junto al magistrado Azmi Ariffin -quien lleva el caso- y representantes de la acusación y defensa, los lugares claves donde tuvo lugar el suceso.

Entre los emplazamientos visitados están el vestíbulo de entrada, un par de restaurantes, la clínica donde fue atendida la víctima y el puesto de facturación donde asaltaron a Kim, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *