El papa celebra “valiente” acuerdo entre dos Coreas y pide concordia tras ataque en Nigeria

Compartir

CIUDAD DEL VATICANO. El papa Francisco celebró hoy el “valiente” acuerdo de la cumbre intercoreana para desnuclearizar la península de Corea y animó a las dos partes a proseguir colaborando por el bien de su pueblo y del mundo entero.

El pontífice aplaudió “el resultado positivo” de la cumbre intercoreana del pasado viernes ante los fieles que le escuchaban desde la Plaza de San Pedro, tras el rezo del Regina Coeli, que sustituye al Ángelus durante el periodo pascual.

“Acompaño con la oración el resultado positivo de la cumbre intercoreana del viernes y el valiente compromiso asumido por los líderes de las dos partes para impulsar un proceso de diálogo sincero por una península coreana libre de armas nucleares”, dijo, suscitando el aplauso de los fieles congregados.

Y agregó: “Rezo al Señor para que la esperanza de un futuro de paz y mayor amistad fraternal no sea decepcionada y para que la colaboración pueda proseguir dando los frutos del bien para el amado pueblo coreano y para el mundo entero”.

El pasado viernes el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, sellaron la histórica cumbre con la que escenificaron su acercamiento con un acuerdo para la completa desnuclearización de la península, tras años de amenazas desde Pyongyang.

Pide concordia y paz para católicos de Nigeria tras ataque

El papa Francisco recordó hoy el ataque del pasado martes a una iglesia católica de Nigeria, que se saldó con 18 muertos, entre ellos dos curas, y expresó su deseo de que esa comunidad pueda “hallar la concordia y la paz”.

“La comunidad cristiana de Nigeria ha sido nuevamente golpeada con el asesinato de un grupo de fieles, entre ellos dos sacerdotes.

Encomiendo a Dios estos hermanos y toda esa comunidad tan afectada para que muerda hallar la concordia y la paz”, dijo tras el rezo del “Regina Coeli”, que sustituye al Ángelus en periodo pascual.

El ataque al que se refirió fue el pasado 24 abril en una iglesia de Ayar-Mbalon, en el estado de Benue (centro), a la que accedieron unos supuestos pastores armados que asesinaron a dieciocho personas, entre ellas dos sacerdotes, que habían acudido a misa.

Se produjo además tan solo tres días después de que una decena de personas muriera en otro ataque en Benue perpetrado supuestamente por los conocidos como pastores Fulani, que llevan a su ganado por todo el país y mantienen disputas con pastores locales.

Este es, al parecer, un nuevo capítulo del conflicto de los Fulani, musulmanes en su mayoría, que han reaccionado con violencia a los planes de algunos estados nigerianos de prohibir el pastoreo en campo abierto.

Tras el ataque, la Conferencia Episcopal de Nigeria reclamó la dimisión del presidente del país africano, Muhammadu Buhari.

Francisco ha recibido esta semana en el Vaticano a los obispos de Nigeria en visita “ad limina”, la que realizan cada cinco años las iglesias de cada país al pontífice.

Precisamente el papa ha tenido que intervenir recientemente la diócesis de Ahiara (sureste de Nigeria) y aceptar la renuncia de su obispo, Peter Ebere Okpaleke, con el fin de zanjar el caso de discriminación en su contra por parte de su propia comunidad.

Y es que Okpaleke, nombrado obispo en 2012 por Benedicto XVI, había sido rechazado por los sacerdotes y laicos de la diócesis por no pertenecer a la etnia mayoritaria que la compone, los Mbaise.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *