Las madres inmigrantes en EE.UU. reclaman respeto a Trump en su día

Compartir

Washington.- La ugandesa Deborah Jane, de 42 años, pidió asilo en Estados Unidos después de sufrir un ataque con ácido en su país natal en 2014. “Después de lo que pasó, supe que era hora de salir de Uganda”, dice afligida Jane que, desde entonces, no ha podido ver a sus cuatro hijos.

“Tenían que venir en 2017 pero como el Gobierno de (Donald) Trump decidió cancelar las reunificaciones familiares de refugiados, aún no he podido volver a estar con ellos”, relató Jane, quien tiene el 50 % del cuerpo quemado, en una conversación telefónica con periodistas.

“De haberlo sabido, no hubiera venido aquí”, lamentó la mujer de 42 años con motivo de la celebración hoy el Día de la Madre en Estados Unidos, festividad que se hace el segundo domingo de cada mayo. A finales de diciembre, un juez federal de Seattle (Washington, EE.UU.) ordenó que se reanudaran las llegadas de familiares, pero cinco meses después Jane no ha recibido ninguna actualización de su caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *