Irán también desafía a Trump; realiza una prueba de un misil de largo alcance

Compartir

Irán ha realizado “con éxito” una prueba de un nuevo misil, el Khoramshahr, capaz de alcanzar 2.000 kilómetros y llevar varias cabezas convencionales a la vez.

Este test se produce en un momento muy tenso en las relaciones con EE.UU., cuyo presidente, Donald Trump, amenaza con sacar a su país del acuerdo nuclear firmado en 2015 con Teherán y otros cinco países (Francia, Alemania, Rusia, Reino Unido y China), que permitió levantar las sanciones al país asiático.

Ese acuerdo no prohíbe a Irán realizar pruebas balísticas, pero la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU que lo ratificó, sí pedía a Teherán que no llevase a cabo actividades para desarrollar misiles capaces de llevar cabezas nucleares.

Los responsables iraníes aseguran que los misiles de su país no están concebidos para ese tipo de cabezas y que, sobre todo, Teherán no cuenta con un programa para fabricar armas nucleares.

“El misil Khoramshahr, de un rango de 2.000 kilómetros, puede llevar varias cabezas convencionales para golpear varios objetivos a la vez“, ha explicado el general Amir Ali Hadjizadeh, comandante de la fuerza aeroespacial de los Guardianes de la Revolución.

Irán posee ya otros dos misiles con el mismo alcance que el probado este sábado y que, por tanto, son capaces de llegar hasta Israel y las bases estadounidenses establecidas en la región.

El lanzamiento del misil se comunicó este mismo viernes, cuando presentó el cohete durante un desfile militar que conmemoraba el inicio de la guerra contra Irak en 1980.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.