BM ve rígida pobreza monetaria RD; gasta recursos de manera ineficiente

Compartir

imagen

Presentación del informe.

SANTO DOMINGO.- El Banco Mundial (BM) califica de rígida la pobreza monetaria de la República Dominicana, sobre todo para los sectores más vulnerables, según estudio que abarca hasta el 2013.

Los expertos del BM atribuyen la rigidez de esa pobreza monetaria en el país a una administración pública que gasta los recursos de manera poco eficiente y una debilidad en los encadenamientos sectoriales de la economía interna.

También a la ubicación insular del país, colocado en el centro del paso de los desastres naturales, por lo cual se requiere de una mitigación adecuada que no afecte la sostenibilidad económica.

La investigación presenta los resultados de expertos extranjeros y nacionales del organismo internacional en relación con algunos de los problemas de desarrollo más importantes que efrenta el país.

Fue dada a conocer en un acto en el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), encabezado por el representante local del Banco Mundial, Alessandro Legrotaglie, acompañado por el ministro de Economía, Isidoro Santana.

Refiere que la tasa de incidencia de la pobreza multidimensional disminuyó 11.8 puntos porcentuales en los últimos 4 años, de acuerdo con el “Índice de pobreza multidimensional para América Latina” que llevo a cabo el MEPyD.

Ese informe establece que la pobreza multidimensional descendió de 34.9% en 2012 a 23.1% en 2016, después de que permaneciera acelerado en los años previos. Esa caída es ligeramente superior a la de 11.5% en igual periodo, por el caso de las tasas de pobreza monetaria oficial.

La pobreza monetaria es definida como la situación en la que prevalece un déficit de ingresos considerados como necesarios para que una persona adquiera la canasta de alimentos mínima para su consumo, además de otras necesidades esenciales.

En contraste, el índice de pobreza multidimensional mide las privaciones severas que cada persona enfrenta al mismo tiempo con relación a la educación, a la salud y otras necesidades fundamentales que inciden en sus condiciones de vida.

Al final de la puesta en circulación se integró un debate entre los economistas Pavel Isa Contreras de la universidad Intec; Liliana Sousa, del Banco Mundial, y el doctor en asuntos de pobreza Antonio Morillo, especialista sectorial de la Unidad Asesora de Análisis Económico y Social del MEPyD, con la moderación de su director, Alexis Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.