Después del ciclón, la adversidad sigue para los puertorriqueños en EE.UU.

Compartir

Algunos viven en albergues para personas sin techo donde dos personas comparten una cama
En esta imagen de archivo, tomada el 28 de septiembre de 2017, decenas de personas que salían de Puerto Rico hacia Estados Unidos en un crucero tras el paso del huracán María.

NUEVA YORK, Estados Unidos. Llegaron a Nueva York tras el paso del huracán María por la isla de Puerto Rico en septiembre de 2017, dejando devastación, desolación y casi 3,000 muertos.

Un año después, Joannelly Cruz y su madre, Gloria Martínez, están en un albergue para personas sin techo. Son parte de una generación de puertorriqueños que buscan rehacer su vida en el continente estadounidense.

No tienen planes de regresar a su hogar en Puerto Rico, un estado libre asociado a Estados Unidos.

“Creo que venir aquí fue lo mejor”, dice Joannelly, de 16 años, tras la catástrofe desatada por el ciclón que arrasó con la infraestructura de la isla y provocó un caos casi sin parangón en la historia estadounidense.

Pero la vida no es fácil en Nueva York, donde madre e hija comparten una cama en una pequeña habitación sin acceso a una cocina. Sus pertenencias están esparcidas sobre una mesa que también sirve de escritorio para que Joannelly haga la tarea.

“No comprenden la gravedad de la situación que atravesamos”, dice Sofía Miranda, una exvendedora de seguros de 44 años que fue evacuada.

“Fue duro acostumbrarse”, dijo. “Es difícil sentarse y hacer la tarea en un ambiente tan atiborrado, pero me las arreglo”.

Ella y su madre esperan pronto ser consideradas para obtener una vivienda subsidiada.

“Como somos sin techo por accidente, deberían colocarnos en un lugar prioritario para obtener vivienda”, dice Martínez, angustiada por el precario futuro de su hija, sin redes de seguridad ni certidumbres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *