Descubrieron el secreto oculto en los ojos de la Mona Lisa

Compartir

La profundidad de las pinturas de Leonardo da Vinci (1452-1519) podría ser fruto de un defecto en la vista, una forma de estrabismo llamada exotropía, que habría inducido al artista a “desconectar” en algunos momentos el ojo desviado, que también caracteriza a su cuadro “La Gioconda”.

Este pasaje de visión biocular a monocular explicaría la habilidad del genio renacentista para captar los detalles que marcan la tridimensionalidad de rostros, objetos y paisajes.

Así lo señaló el estudio del neurocientífico Christopher W. Tyler, de la City University de Londres, publicado por la revista Jama Ophthalmology.

La búsqueda fue conducida examinando el alineamiento de las pupilas en un autorretrato de da Vinci y en el David de Verrocchio, para el cual Leonardo habría posado como modelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *