Planes para evitar celulares en cárceles no han funcionado

Compartir


Santo Domingo.- En centros penitenciarios del país, tanto del nuevo modelo como del tradicional, aún ocurren prácticas irregulares que violentan los derechos de los privados de libertad, entre ellas maltrato físico y verbal y  la delegación del régimen disciplinario a un Comité integrado por reos,  a los cuales se les permite  portar armas de fuego e imponer las sanciones disciplinarias.  

Así lo establece la Oficina Nacional de Defensa Pública (ONDP) en su InformeAnual 2017,  que recoge denuncias de los Defensores Públicos y de la Comisión Nacional de Cárceles sobre acciones violatorias de la Ley 224 sobre Régimen Penitenciario y las Reglas Mínimas de Tratamiento en los Centros de Reclusión.   

La ONDP dice  en el Informe que, pese a que está prohibido que la función de disciplina sea concedida a los presos,  en los recintos penitenciarios del modelo tradicional, regularmente se conforma un “Comité de Disciplina” con un representante general de los internos,  denominado “Probó”,  nombrado por la Alcaldía, y que en ocasiones se permite que sea elegido por los mismos internos.

Sostiene que el “Probó”  tiene representantes en cada celda que tenga el recinto,  y que a estos  se les otorga la facultad de aplicar sanciones, poniendo como ejemplo lo ocurrido en la Cárcel del 15 de Azua, en donde el representante general disponía, si se encontraba a algún interno robando,  colocarlo por espacio de una hora en el sol, acostado en el patio, como también darle dos palos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *