El 96% de los casquillos que se investigan en el país son nueve milímetros

Compartir

El medio español El País, en su sección Planeta Futuro, publicó esta semana una historia que aborda, basado en una investigación que cita, el uso de las armas de fuego en la comisión de homicidios en República Dominicana.

¿De dónde vienen las municiones?, ¿quiénes son las principales víctimas y victimarios de las balas?, ¿cuáles son los tipos de armas más usadas?, son parte de las interrogantes a las que se dan respuesta en la publicación del periódico del pasado 22 de febrero que titula “¿De dónde salen las balas que matan en la región más peligrosa del planeta?”, en referencia a América Latina, que acumula el 32% de las muertes violentas del globo, según el estudio sobre homicidio global que elabora la agencia de Naciones Unidas de crimen y drogas.

En la publicación hablan los investigadores Manuel Martínez, español, y Alfredo Malaret, venezolano, quienes por tres semanas estuvieron en el laboratorio de balística forense de la Policía Nacional analizando casquillos e informes de casos de “disputa de tráfico que acabó en tiroteo, la bala perdida que asesinó a un niño, el forcejeo que terminó con la muerte de un guardia de seguridad, la pelea de bar que se fue de madre”.

“Los expertos estudiaron 4,123 balas recogidas en escenas de crímenes y aduanas en el país caribeño en una investigación de Unlirec (Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe). El objetivo era analizar la munición empleada en la zona con más homicidios del mundo por habitante y contestar a varias preguntas: ¿cómo se puede limitar el flujo de balas ilegal?, ¿qué políticas de seguridad son más efectivas?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *