Su novio la dejó porque le obligaba a bañarse antes de tener sexo

Compartir

Ellen Hardy es una joven que tiene una condición que ha cambiado por completo su comportamiento y su vida.

Estaba solo en el primer curso de universidad cuando desarrolló una obsesión con la limpieza. Hasta tal punto llega que ahora siempre usa guantes. La mayoría de las veces se pone dos pare en un intento desesperado por mantenerse libre de gérmenes.

La vida de Ellen no solo se convirtió en una pesadilla viviente debido a su condición, sino que también provocó el fin de su relación con el hombre que amaba.

En en agosto de 2016 fue diagnosticada con trastorno obsesivo compulsivo (TOC), una afección de salud mental común que causa pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos. Su salud y bienestar se han visto tan afectados que Ellen está desesperada por recaudar unos $12,000 dólares para poder costearse un tratamiento en una clínica de salud mental.

Al principio su problema no era tan grave, sentía que debía proteger sus manos por la noche, para que no se resecaran tanto. Pero poco a poco, se fue obsesionando hasta sentir que tenía que cubrirlas todo el día. Llegó a tener más de 200 pares de guantes. El siguiente paso fue que sintió que también debía cubrir el resto de su cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *