Francisco denuncia la “injusticia” de dejar morir en el mar a los migrantes.

Compartir

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco denunció hoy la “injusticia” de rechazar y dejar morir en el mar a los migrantes, y aseguró que esta “desidia es un pecado”, al reunirse con los 33 migrantes acogidos por el Vaticano que llegaron hace algunas semanas gracias a un pasillo humanitario desde el campamento de Moira, en la isla griega de Lesbos.

Rodeado de estas familias de migrantes, entre las que había 14 menores, Francisco dijo que hoy le regalaron un segundo chaleco salvavidas que pertenecía a un migrante que murió en julio pasado en el Mediterráneo central donde se encontraba a la deriva.

“Nos enfrentamos a otra muerte causada por la injusticia. Sí, porque es la injusticia lo que obliga a muchos migrantes a abandonar sus tierras. Es la injusticia la que los obliga a cruzar los desiertos y sufrir abusos y torturas en los campos de detención. Es la injusticia que los rechaza y los hace morir en el mar”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *