Señor José Ramón García, conocido en el ámbito escolar de su tiempo, como El Señor García simplemente.

Compartir

En su desempeño como profesor, además de sus dones didácticos, fue un moldeador de disciplina y conductas desviadas de los jóvenes bajo su tutela educativa. De su aula salían estudiantes bien formados con una conducta impecable, que sus pupilos la reflejaban en sus hogares. Acto este que hizo ganar la consideración y el respeto de los padres. Todos estos logros los conseguía porque se hacía acompañar siempre por un respetado psicólogo de entoces, “una varita de bambú”, que ningún estudiante deseaba probar sus consecuencias, cuando le faltaba a los principios, los deberes y a la disciplina escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *