BREVE RESEÑA HISTORICA DEL LICEO PROFESOR JUAN DE JESUS REYES

Compartir

MAO.En la intersección de las calles Presidente Trujillo (hoy Duarte) y la 11 de Febrero (Hermanas Mirabal), en una destartalada casona de madera ubicada frente, al oeste, del Parque Amado Franco Bidó, funcionaba el Liceo Secundario Eugenio Deschamps. Esta edificación también albergó la Parroquia de la Santa Cruz, de la iglesia católica en Mao, pero debido a que dicha edificación había sido declarada “peligro público”, la iglesia fue mudada “transitoriamente” al local que sería el Salón Parroquial de la iglesia que se construiría en el futuro’De esta manera, un grupo de jóvenes con edades que oscilaban entre 15 y 16 años de edad, planificaron, lideraron y dirigieron la toma del local del otrora poderoso Partido Dominicano en Mao, y lo convirtieron en el Liceo Secundario Eugenio Deschamps, donde funcionó por muchos años, hasta que fue construido el actual Liceo Secundario Juan de Jesús Reyes. El nombre del Liceo fue en memoria del educador y autodidacta Juan de Jesús Reyes. Este en sus años de estudios sólo recibió 10 años de formación académica, no pudiendo completar la educación media. El 8 de junio del año 1895, Juan de Jesús Reyes se inició como profesor de gramática sin recibir un solo centavo en la Escuela Nuestra Señora de la Victoria o Escuela de Hembras por solicitud que le hiciera el prebisterio Honorio Liz S, Honorable Presidente del Ayuntamiento de entonces. Su labor en ambos centros educativos, en la Escuela de Hembras y en la Escuela de Varones como eran conocidas, siempre fue sobresaliente. Se destacó por la objetividad de sus clases y el humano trato que daba a sus estudiantes. El liceo Profesor Juan de Jesús Reyes, fue inaugurado el 8 de junio de 1969, dotado de 24 aulas, tres cuerpos y capacidad para mil estudiantes. La obra conllevó una inversión de RD$275,395 y estuvo a cargo de los ingenieros Milton Ginebra, Rafael Pichardo y Leo Madera. La misma la recibió el director departamental Bolívar Ferdinand mientras la bendición la hizo el sacerdote Juan Evangelista Disla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *