Penetrar a viviendas armados y robar, un acto común para delincuentes en residenciales de San Isidro.

Compartir

Santo Domingo, RD.- La autopista de San Isidro, que anteriormente solo era conocida y transitada por quienes iban a la base de la Fuerza Aérea, ha sido una de las zonas de mayor crecimiento inmobiliario de Santo Domingo Este durante los últimos años, y donde los servicios de patrullaje y seguridad y otros no se han expandido al ritmo de las miles de viviendas que la clase trabajadora adquiere por el precio de la zona y la disponibilidad de terrenos.

Miles de viviendas y cientos de proyectos residenciales, dependen de un pequeño destacamento con algunos oficiales y unidades de patrullaje, lo que obliga a los residentes de la zona a que se protejan como puedan.

Tal es el caso de Julissa Margarita Campos Hernández, a quien instalar cámaras, verjas, hierros, puyas y otras medidas de seguridad en su vivienda, no evitó que los delincuentes penetraran a su vivienda en dos ocasiones, y que en una tercera le quitaran la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *