Aunque sin vigilancia, mascarillas forman parte de vestuario de ciudadanos del Gran Santo Domingo.

Compartir

Santo Domingo, RD.- Luego de que el pasado 22 de junio el ministerio de Salud Pública emitiera la resolución en la que se establecería la multa de uno hasta 10 salarios mínimos a quienes no acataran la orden del uso obligatorio de mascarillas en espacios públicos y privados, las personas han adoptado los llamados barbijos como parte del atuendo cotidiano.

En un recorrido realizado por reporteros de este diario por las principales avenidas del Gran Santo Domingo se pudo notar como las personas llevaban en su mayoría una mascarilla en su rostro, aunque varios de ellos las portaban en el cuello o debajo de la nariz.

También se pudo ver la falta de vigilancia por parte de las autoridades, quienes estarían vigilantes de si las personas las usarían o no en los espacios públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *