Abrir puertas de su casa a dos extraños resultó mortal para Ruddy Quezada

Compartir

Para Ruddy Quezada, ultimado en Las Caobas en un asalto para quitarle sus pertenencias, haber llevado a su casa a dos personas poco conocidas para trabajar en el techo de la vivienda sería el principio del fatal desenlace del viernes pasado, según el relato de su hermana Carmen Quezada.

Ruddy Quezada, quien recibió una indemnización de US$4.5 millones tras demostrar su inocencia en un caso por el que estuvo 25 años preso en Estados Unidos, recientemente había llevado a su casa a un hombre quien, a su vez, trajo a un hijo suyo de 20 años para trabajar en el techo de la morada de Quezada, situada en el sector Alameda, en Santo Domingo Oeste.

Carmen Quezada narró que este joven, identificado por la Policía como René Moreta, se encargó de tomarle fotos a Quezada cuando salía portando prendas valiosas a compartir con unas amistades en el sector Las Caobas, donde había vivido antes de irse a Estados Unidos en la década de los 80.

Carmen Quezada afirmó que Moreta planeó el asalto junto a un hermano que cumple condena en la cárcel de La Victoria por homicidios, a quien las autoridades identificaron como Jamel Santana Fajardo, el cual había contactado a otras dos personas para ejecutar el hecho delictivo el pasado viernes.

Vida rodeada de infortunio. 
Oriundo de Barahona, Ruddy Quezada había retornado a República Dominicana en 2017, después de pasar 25 años preso en diferentes cárceles de máxima seguridad de Estados Unidos por un caso de homicidio en el que al final pudo demostrar su inocencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *